La prevención es el mejor seguro contra las enfermedades graves

Para aquellas personas que tienen cierto tipo de enfermedades, la salud lo es todo. Precisamente por la falta de una buena salud. Y más con la evolución constante de ciertas enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiacas y las neuronales. Y las proyecciones de futuro. Todo esto puede hacerte valorar contratar un seguro de salud. –>

 

Prevenir es fundamental

Actualmente es cierto que hay muchas coberturas dirigidas a pacientes de cáncer, al año son diagnosticadas más de 200.000 personas de algún tipo de cáncer. Por su gravedad e incidencia, entre las enfermedades más importantes en España se encuentran, no sólo los distintos tipos de cáncer, sino también las enfermedades coronarias, las cerebro-vasculares y la diabetes.

Al contratar un seguro de salud privado debes pensar que este no sólo debe asistirte en el momento en el que se desarrolla la enfermedad para hacerla remitir o curar. Sobre todo debe ayudar a prevenirla y detectarla de manera temprana. La prevención es una de las principales recetas que están ahora mismo dispensando las compañías de seguros.

La prevención es la mejor cura. Y ésta pasa por adoptar unos hábitos de vida saludables. No se trata de realizar cambios imposibles. Nada que no se pueda hacer con un poco de voluntad. Dejar de fumar puede resultar una de las mejores decisiones que puedes tomar. También abandonar la vida sedentaria y tener alguna actividad física moderada como caminar todos los días o hacer algún deporte como nadar.

Volver a la dieta Mediterránea será todo un acierto, dejando las bebidas azucaradas y tomándolas solo de manera ocasional, la bollería industrial o las carnes rojas. Y sustituirlas por agua (ya sabes, 1,5 litros de agua al día), legumbres, 5 piezas de frutas, verduras y hortalizas, lácteos, cereales, legumbres, pescado, huevos, carnes magras,… Es bien sencillo

 

No sólo prevención.

Además de la insistencia en la prevención por parte de las compañías de seguros, las propias pólizas suelen cubrir por ejemplo la posibilidad de recurrir a una segunda opinión, con ámbito internacional. Antes de llegar a tener un diagnóstico determinante, y por lo tanto el tratamiento, hay una serie de consultas médicas y pruebas que quedan cubiertas bajo las coberturas de los seguros de salud, para obtener una segunda opinión profesional a valorar.

Y si más adelante fuese necesario, se hacen cargo de la hospitalización, posibles cirugías y de ciertos tratamientos especiales, así como ayudas jurídicas y apoyo psicológico entre otras., o incluso asistencia en viaje Según las coberturas que contrates.

Los seguros de salud te aportan la posibilidad de realizar pruebas diagnósticas para una detección precoz, en el caso tanto del cáncer como de otras enfermedades graves. Y, junto con la prevención son las mejores pautas para disfrutar y tener una vida tranquila.