Seguro de decesos: La importancia de planificar un sepelio

Seguro que no te apetece pensar en ello, pero unos minutos de lectura te ahorraran mucho tiempo y dinero.

Morir es un trance duro y también puede ser un trance caro. Y pagarlo de una sola vez puede ser un serio problema para la familia. Una solución es pagarlo poco a poco, con un seguro de decesos.

Si hay algo seguro en esta vida es la muerte. Es el ciclo de la vida. Y, aunque puede que sea un tema del que no guste hablar o un tema tabú, es algo que preocupa. ¿Cuánto puede llegar a costar  un funeral? Y, ¿cómo hacer frente a un gasto así? Si tienes una póliza de decesos estas preocupaciones podrán pasar a un segundo plano.

 

Planificación

Si eres de los que le da importancia al momento de su funeral, cómo y dónde será, el dinero, o mejor dicho, la falta de él, puede suponer un problema. Por eso, para que todo ocurra tal y cómo tú quieres, sería conveniente que planificaras tu sepelio.

Al tener contratado un seguro de decesos, lo que estas haciendo es pagar los gastos de tu funeral, entre otras cosas. Lo pagas por adelantado pero de una manera fraccionada y poco a  poco. Además, te aseguras de que tu entierro será cómo tú lo dispongas. Si no, serán tus familiares quienes tomen algunas decisiones en el momento de tu fallecimiento.

Hay personas que esto lo tienen muy en cuenta y no quieren dejar nada a decisiones fallidas tomadas en momentos de duelo. Además tiene también una fuerte carga de generosidad, ya que liberas a tus seres queridos de hacer frente a los pagos y las gestiones en una dura situación.

En 2013 la OCU publicó datos sobre las diferencias de precios que existen en la geografía española a la hora de afrontar un sepelio. Y realmente los precios varían de una provincia a otra. La media superaba los 3.500 euros. Por ejemplo, Barcelona es, según este estudio, la ciudad más cara para morirse, ya que un servicio funerario podría superar los 6.000 euros. En el lado contrario se sitúa Cuenca, con un coste medio de poco más de 2.250 euros.

Los expertos aconsejan comparar precios y solicitar presupuestos a las empresas que ofrecen los servicios funerarios. Pero a la hora de la verdad, los familiares que se encarguen de gestionar todo lo que se refiere a un sepelio normalmente se debaten entre el dolor y la necesidad de agilizar los trámites. No se suele ser tan previsor, salvo para contratar un seguro de este tipo.

 

Los gastos

Según informa UNESPA, la Asociación Empresarial del Seguro, en 2013, las compañías de seguros asumieron el sepelio y los gastos funerarios de más de 231.280 personas lo que sumó unos pagos totales de 753 millones de euros, al hacer uso de las pólizas de decesos. Es decir, una media de casi unos 3.000 euros por difunto. Estos datos sugieren además que más de la mitad de los fallecidos en España tenían un seguro de este tipo.

La póliza de decesos más básica cubre los gastos del servicio fúnebre. En caso de no tener contratado tu seguro, tus familiares tendrían que empezar a desembolsar dinero: el féretro, los traslados del mismo, el velatorio, la incineración o la inhumación, etc…

Claro también puede haber una serie de gastos extraordinarios que llegarían a encarecer este trance. Las coronas de flores, la repatriación en caso de que el fallecimiento ocurra en el extranjero, gastos médicos legales, servicios funerarios especiales, etc… Estos gastos extraordinarios te los cubre tu póliza, según el tipo de coberturas que contrates.

 

Pólizas eficientes

Es importante tener en cuenta lo que señala la Memoria Social del Seguro, publicada por Unespa: el seguro de decesos tarda unos 41 días de media en pagar a los proveedores de servicios funerarios. Además, la mitad de los pagos se realizan en menos de un mes y el 10% se realiza en menos de una semana. ¡Vaya, eso si que es eficiente!

La economía familiar es importante hasta en el último momento. Teniendo en cuenta ciertos datos de lo que puede llegar a costar, (dejando a parte el esfuerzo y lo que supone la gestión de de los trámites necesarios para llevar a cabo un sepelio), un seguro de decesos puede ser una buena opción por varios motivos: pagas poco a poco algo que será inevitable, liberas a tus familiares del esfuerzo económico que supone pagar el sepelio de una sola vez, te aseguras de que el dinero no suponga un obstáculo. Incluso hay compañías que si, por el motivo que sea, el sepelio cuesta menos del capital asegurado en la póliza, devuelven el dinero sobrante a la familia.

¿Recapitulamos?, morir en España puede ser caro. Dependerá de dónde se produzca el fallecimiento, dónde sea el sepelio y la situación económica que atraviese tu familia en ese momento. Hay quien dice que no te ahorras mucho con una póliza de este tipo, pero pagarlo poco a poco con un seguro de decesos puede ser una buena ayuda.

Etiques:

Seguro que no te apetece pensar en ello, pero unos minutos de lectura te ahorraran mucho tiempo y dinero.

Morir es un trance duro y también puede ser un trance caro. Y pagarlo de una sola vez puede ser un serio problema para la familia. Una solución es pagarlo poco a poco, con un seguro de decesos.

Si hay algo seguro en esta vida es la muerte. Es el ciclo de la vida. Y, aunque puede que sea un tema del que no guste hablar o un tema tabú, es algo que preocupa. ¿Cuánto puede llegar a costar  un funeral? Y, ¿cómo hacer frente a un gasto así? Si tienes una póliza de decesos estas preocupaciones podrán pasar a un segundo plano.

 

Planificación

Si eres de los que le da importancia al momento de su funeral, cómo y dónde será, el dinero, o mejor dicho, la falta de él, puede suponer un problema. Por eso, para que todo ocurra tal y cómo tú quieres, sería conveniente que planificaras tu sepelio.

Al tener contratado un seguro de decesos, lo que estas haciendo es pagar los gastos de tu funeral, entre otras cosas. Lo pagas por adelantado pero de una manera fraccionada y poco a  poco. Además, te aseguras de que tu entierro será cómo tú lo dispongas. Si no, serán tus familiares quienes tomen algunas decisiones en el momento de tu fallecimiento.

Hay personas que esto lo tienen muy en cuenta y no quieren dejar nada a decisiones fallidas tomadas en momentos de duelo. Además tiene también una fuerte carga de generosidad, ya que liberas a tus seres queridos de hacer frente a los pagos y las gestiones en una dura situación.

En 2013 la OCU publicó datos sobre las diferencias de precios que existen en la geografía española a la hora de afrontar un sepelio. Y realmente los precios varían de una provincia a otra. La media superaba los 3.500 euros. Por ejemplo, Barcelona es, según este estudio, la ciudad más cara para morirse, ya que un servicio funerario podría superar los 6.000 euros. En el lado contrario se sitúa Cuenca, con un coste medio de poco más de 2.250 euros.

Los expertos aconsejan comparar precios y solicitar presupuestos a las empresas que ofrecen los servicios funerarios. Pero a la hora de la verdad, los familiares que se encarguen de gestionar todo lo que se refiere a un sepelio normalmente se debaten entre el dolor y la necesidad de agilizar los trámites. No se suele ser tan previsor, salvo para contratar un seguro de este tipo.

 

Los gastos

Según informa UNESPA, la Asociación Empresarial del Seguro, en 2013, las compañías de seguros asumieron el sepelio y los gastos funerarios de más de 231.280 personas lo que sumó unos pagos totales de 753 millones de euros, al hacer uso de las pólizas de decesos. Es decir, una media de casi unos 3.000 euros por difunto. Estos datos sugieren además que más de la mitad de los fallecidos en España tenían un seguro de este tipo.

La póliza de decesos más básica cubre los gastos del servicio fúnebre. En caso de no tener contratado tu seguro, tus familiares tendrían que empezar a desembolsar dinero: el féretro, los traslados del mismo, el velatorio, la incineración o la inhumación, etc…

Claro también puede haber una serie de gastos extraordinarios que llegarían a encarecer este trance. Las coronas de flores, la repatriación en caso de que el fallecimiento ocurra en el extranjero, gastos médicos legales, servicios funerarios especiales, etc… Estos gastos extraordinarios te los cubre tu póliza, según el tipo de coberturas que contrates.

 

Pólizas eficientes

Es importante tener en cuenta lo que señala la Memoria Social del Seguro, publicada por Unespa: el seguro de decesos tarda unos 41 días de media en pagar a los proveedores de servicios funerarios. Además, la mitad de los pagos se realizan en menos de un mes y el 10% se realiza en menos de una semana. ¡Vaya, eso si que es eficiente!

La economía familiar es importante hasta en el último momento. Teniendo en cuenta ciertos datos de lo que puede llegar a costar, (dejando a parte el esfuerzo y lo que supone la gestión de de los trámites necesarios para llevar a cabo un sepelio), un seguro de decesos puede ser una buena opción por varios motivos: pagas poco a poco algo que será inevitable, liberas a tus familiares del esfuerzo económico que supone pagar el sepelio de una sola vez, te aseguras de que el dinero no suponga un obstáculo. Incluso hay compañías que si, por el motivo que sea, el sepelio cuesta menos del capital asegurado en la póliza, devuelven el dinero sobrante a la familia.

¿Recapitulamos?, morir en España puede ser caro. Dependerá de dónde se produzca el fallecimiento, dónde sea el sepelio y la situación económica que atraviese tu familia en ese momento. Hay quien dice que no te ahorras mucho con una póliza de este tipo, pero pagarlo poco a poco con un seguro de decesos puede ser una buena ayuda.