Mantén cuidado el exterior de tu coche

¿Sabes que una de las reparaciones más frecuentes en el coche es la de chapa y pintura? Te informamos.
–>

Una de las reparaciones más frecuentes en el coche es la de chapa y pintura. Si utilizas mucho el coche, es una de las coberturas de tu seguro de automóvil que más te puede interesar.

Ya sabes que el seguro obligatorio es un seguro básico que cubre los daños producidos a terceros, es decir, a todos los demás menos a ti como conductor y a tu propio coche.

En este sentido existen algunos productos que te ofrecen algo más. Por ejemplo,  algunos seguros básicos que incluyen la protección al conductor, a los ocupantes, el robo del vehículo, la rotura de las lunas o la protección frente a un incendio.

Estas coberturas son opcionales y hacen más atractivas estas pólizas, y más interesante la oferta del mercado. Aunque no cubren los daños producidos en la chapa del vehículo.

Cada compañía de seguros ofrece su versión del seguro “todo riesgo”. En este tipo de pólizas no existen unos mínimos marcados por Ley. Pero sí incluyen la protección de los daños producidos en tú vehículo. Y esta característica marca la diferencia del resto de seguros para automóviles.

Ahí es donde entra la cobertura de los desperfectos en la chapa. Este tipo de daños se llama “daños propios” y a estas reparaciones se las denomina “golpe de chapa”.

 

Más accidentes leves

Son interesantes los datos que ofrece UNESPA, Asociación Empresarial del Seguro, sobre este tema: durante 2014 se produjeron en España 1,7 millones de golpes de chapa. Son accidentes leves pero que requieren de reparación en taller.

Esto supone un aumento del  0,32% respecto a 2013, y es el primer año que se incrementa la cifra desde 2007. Se debe a una cierta mejoría económica y unos precios más baratos en los carburantes, ya que se coge más el coche.

UNESPA recoge variantes tales como el día de la semana o la época del año. El viernes es el día más accidentado, con una media de 5.700 partes de accidentes leves, debido a la movilidad del fin de semana. Agosto es el mes más tranquilo debido al menor tráfico en las grandes urbes.

Sufrir un “golpe de chapa” supone tener que dejarlo en un taller en manos de un profesional especializado, además de unos costes. Recientemente, el periódico Cinco Días publicaba en su web un interesante artículo sobre la relación entre los talleres y los seguros “todo riesgo”.  Publicaba datos relativos a un informe de Auditex, sobre la caída del 3,3% en 2014 de las reparaciones de chapa de pequeños golpes.

 

Todo riesgo, con o sin franquicia. ¿Qué te interesa?

Como verás las cifras son contradictorias. Por un lado crece el número de siniestros leves. Por otro los talleres han visto menos solicitudes de reparaciones. Y piensa que  los daños que puede sufrir la chapa de tu coche no vienen sólo de un pequeño golpe con otro coche.

Puedes tener cualquier percance: la “columna maldita” del garaje, el granizo, que puede aparecer cuando menos te los esperas, actos vandálicos, un coche que te golpea cuando lo tienes aparcado y se da a la fuga, atropello de un animal considerado de caza mayor,…

Todas éstas son situaciones que no tienen un culpable claro al que pedir responsabilidades porque desconoces quién y cómo ha sucedido siniestro de chapa, o simplemente ha sido culpa de la meteorología.

Ya habrás pensado… El seguro de coche, ¿a todo riesgo con o sin franquicia? Según datos de UNESPA, una de las coberturas menos contratadas son las que se refieren a los daños propios y son los turismos los coches que más las contratan (un 32% del total del parque móvil).

El caso es que a la hora de contratar tu seguro de coche debes informarte muy bien de las coberturas que te incluye y las que no. En el caso de que contrates un  seguro con franquicia deberás estudiar cuál es la franquicia que tú deberás pagar.

Estudia bien si eres un conductor que utiliza el coche a diario o con mucha frecuencia. Ten en cuenta también cómo es tu coche y el tiempo que tiene, y sobre todo el tipo de conductor que eres. Recuerda que tu seguro a todo riesgo cubrirá cualquier parte por daños producidos en la chapa de tu vehículo.

En cambio, si prefieres tener una prima anual más reducida dentro de los seguros a todo riesgo opta por la opción de la franquicia. Pero cada reparación empiezas a pagarla tú. Es como una apuesta.

Mantener la carrocería de tu coche en buenas condiciones también puede suponerte un plus si estás pensando en venderlo y te interesa si tiene pocos años.

El seguro de auto a todo riesgo es el único que cubrirá los frecuentes siniestros de chapa  a los que está expuesto tu coche, si tienes contratada la cobertura de daños propios. Necesario para mantener tu coche en perfecto estado.