Reembolso de gastos médicos: Seguros de salud con grandes dosis de libertad

A la hora de elegir tu póliza de seguro de salud piensa bien en tus necesidades y prioridades.

Tener libertad para poder escoger centro médico y especialista puede ser una característica imprescindible para ti. ¿Es así?

Es muy probable que en algún momento te hayas visto en la necesidad de acudir a un médico de una determinada especialidad. E independientemente de si tienes seguro de salud o no, siempre habrás investigado sobre quién es el mejor especialista en ese campo, o un amigo te habrá recomendado un médico en concreto, y esa recomendación significa mucho para ti.

Y puede que, si ya tienes contratada una póliza de salud, al buscar a ese médico en concreto, justo no esté incluido en los profesionales que trabajan con tu compañía de seguros. ¿Te suena de algo esto? Además, hay algunos médicos que trabajan de manera totalmente independiente y otros médicos que trabajan con algunas aseguradoras.

Este hecho puede suponer un obstáculo para ti. Es decir, a  pesar de tener una buena póliza de salud, a pesar de tener una oferta completa de profesionales a los que puedes acudir de manera normal, no puedes acudir a un centro ni visitar un especialista en concreto porque no pertenece al cuadro médico de profesionales de tu seguro.

Precisamente para evitar estas limitaciones de las pólizas de salud con cuadro médico, las compañías de seguros han creado las llamadas pólizas de salud de reembolso.

¿Sabes qué te ofrece una póliza de este tipo? Pues te permite elegir cualquier centro o acudir a cualquier especialista aunque no esté incluido en la guía del cuadro médico con los que normalmente tienen concertados sus servicios, las compañías de seguros.

Esta es la principal diferencia con un seguro de cuadro médico, es decir, el seguro en el que dispones de un listado cerrado de profesionales y centros médicos predeterminados entre los que si puedes elegir. Así, mientras que en un seguro de cuadro médico debes ceñirte a la guía de centros y médicos que te da la aseguradora, en un seguro de reembolso, puedes ir a otros, aunque no pertenezcan a ese cuadro médico.

Otro tipo de póliza, dentro de los seguros de salud de reembolso, es la póliza  mixta. Estas te permiten elegir tanto un médico o un centro incluido en el cuadro médico de la compañía como uno que no esté incluido. En el caso de que el centro o facultativo sea concertado, el seguro te cubre el 100% del coste ya que es uno de su propio cuadro médico.

 

Cómo funciona

En este tipo de productos, tú eliges el centro o especialista y pagas por el servicio recibido. Después, la compañía te devuelve lo pagado es decir, te realiza un reembolso. La compañía calculará y estimará qué porcentaje te devuelve.

La devolución no llegará a ser el total del gasto, pero la aseguradora siempre pagará un porcentaje muy elevado de la factura que puede ser superior al 70%. La devolución dependerá de los límites de reembolso que contrates y que figurán en la póliza.

 

Sin perder coberturas

Contratar un seguro de reembolso no significa perder en calidad de asistencia médica ni de servicios. Al contrario. Puedes contar con el mismo tipo de coberturas. Y también podrás contratar otras adicionales. Como ves, en este sentido no es muy diferente de los seguros de salud más habituales.

También puedes disfrutar de las modalidades de copago. Estudia bien el uso y frecuencia con los que vas a necesitar de los servicios médicos para contratar un tipo de seguro u otro. Y en cuanto a los períodos de carencias, debes saber que también los tienen. Dependiendo del servicio médico y de la compañía serán de un tiempo determinado y deberás consultarlo a la hora de contratar tu nueva póliza.

Podrás disponer de las coberturas más habituales como la atención primaria y pediatría, pruebas diagnósticas, especialidades médicas, intervenciones quirúrgicas, asistencia hospitalaria en sus distintas opciones y distintos tratamientos oncológicos, y las asistencias de urgencias que quedan cubiertas  tanto en España como en el extranjero.

Además, uno de los mayores alicientes de estos productos es la cobertura de asistencia en el extranjero y en algunos casos se incluyen hospitales y médicos de Estados Unidos.

De igual forma podrás acceder a otras coberturas opcionales como la medicina preventiva para adultos y niños, asistencia en viajes o una segunda opinión médica, entre otras.

Tú como paciente pagarás en el momento de la consulta, prueba diagnóstica o servicio médico, el que sea, pero a cambio obtienes libertad y autonomía a la hora de escoger sobre tu salud. Capacidad de decidir y elegir los especialistas y centros a los que quiere acudir. Y en unos días recuperarás el dinero abonado, el total o una parte, según las condiciones de tu seguro de salud de reembolso.