¿Qué condiciona el precio de tu seguro de coche?

Para poder hacerte una idea de lo que te puede costar un seguro de automóvil, es importante comparar entre las distintas opciones de cobertura.

Pero también debes conocer aquellas características importantes que afectan en el cálculo de la prima.

Conocer las características de los seguros de auto desde otros puntos de vista es bueno. Si sabes qué puede encarecer la prima anual será tan útil como conocer las características y coberturas de cada producto. Y conocer estas variables te ayudará a confeccionar tu seguro de coche: qué tienes, qué necesitas y por qué estás dispuesto pagar un poco más, en caso de que te convenga.

El tiempo es un factor importante en tu seguro de coche. Tu edad determinará un precio que no siempre tiene por qué seguir una lógica establecida. Los conductores más jóvenes son los que más pagan por su falta de experiencia. Precisamente por eso, históricamente los jóvenes pagan más. Además, suelen tener menos precaución al volante. Pero, actualmente hay seguros dirigidos a este sector de la  población y no les penalizan por su edad.

Otro factor ligado al paso del tiempo, es la veteranía del conductor. Cuanto más novel sea el conductor, sea cual sea su edad, más inexperta se supone que será su conducción, pero hay excepciones. Por ejemplo, los seguros del tipo “pago como conduzco” estudia el tipo de conducción no la edad, y fijan la prima en función del tipo de conducción.

El tiempo del propio coche también cuenta. Lo que se valora es el año de matriculación. Si el coche que vas a asegurar es completamente nuevo, lo interesante será  que lo asegures a todo riesgo. Lo recomendable es que durante los primeros años el coche nuevo se asegure a todo riesgo. Ya cumplidos cinco años, lo normal es que coche ya esté pagado, si no en su totalidad, si en un altísimo porcentaje. A partir de ahí puede ser interesante un todo riesgo con franquicia.

 

Y si el coche tiene ya más de cinco años, un seguro de autos a terceros puede ser una opción muy económica y buena. El problema que suele darse es que los coches de cierta “edad” funcionan y hacen un buen “servicio”. Aunque tengan sus achaques, el coche cumple su función: te traslada de un lado a otro, y lo tienes disponible siempre  a la puerta de tu casa. El problema viene cuando tienes un accidente y la compañía de seguros declara tu coche siniestro total. El dinero de la indemnización por tu coche, no cubrirá comprarte uno nuevo. Eso está claro y debes tenerlo en cuenta.

Aunque el tiempo a veces juega a favor, tener un coche clásico es una buena inversión. Y también puede asegurarse, existen seguros especiales para estos vehículos tan atractivos.

 

El coche

Tu coche es parte fundamental de la póliza. En este caso también hay muchas variables que van a influir en el precio y tipo de seguro que contrates: el tipo de motor. La compañía de seguros analiza el combustible y si se trata de un motor gasolina, diesel, híbrido o eléctrico. También valora la potencia del motor.  Así, por ejemplo, lo más caro sería asegurar un coche de gran cilindrada y diesel.

Otro punto que puede encarecer o no tu seguro de coche son los extras en el equipamiento. Cuantos más extras tenga el coche más riesgo asume la compañía de seguros: tapicería de cuero, las llantas,  acabados en madera, etc; y el tipo de coche, si es un coche deportivo, familiar cinco puertas, descapotable, entre otros.

 

El conductor

También toca analizar al conductor. Ya sabes que la edad influye y mucho. Además de los jóvenes como grupo de riesgo, las personas mayores también entran en este rango, ya que su capacidad de reacción es menor y sus facultades se ven mermadas por la edad, tratamientos médicos o, incluso, por un exceso de confianza. Son personas que llevan muchos años al volante. Pero también tienen una contrapartida muy buena: además de su experiencia, son personas que hacen una conducción más tranquila.

En este punto, el grupo que sale claramente beneficiado son las mujeres: ellas son mejores al volante porque son más prudentes. ¡Ah! Y no te olvides, tu histórico como conductor, es decir, si has tenido muchos accidentes o no, también cuenta.

 

Todavía hay más

¡Sí, todavía hay más! Por ejemplo, a la hora de calcular la prima, se valora si tu coche duerme en garaje o en la calle. Es lógico pensar que el desgaste es menor si está resguardado, al igual que el riesgo de robo y desperfectos.

 

Por último, debes saber que la Comunidad Autónoma en la que vives incide en el precio del seguro de coche. ¿Por qué? Porque hay ciudades que tienen un nivel mayor de siniestralidad que otras.

A la hora de contratar tu seguro de automóvil, además de las coberturas que quieras tener, recuerda que hay aspectos que subirán o no el precio de la póliza, porque hacen variar los riesgos que se asumen. Depende de qué y cómo es lo que vas a asegurar, y las circunstancias que lo rodean.