Conduce tranquilo sobre dos ruedas con tu seguro de moto

¿Tienes una moto? ¿Tienes pensado comprarte una próximamente? Si es así te interesará conocer cómo puedes asegurar tu moto y qué debes contratar.

Si te gustan las motos y te parece el medio de transporte ideal, o tu sueño es surcar cualquier carretera sobre dos ruedas, te interesará conocer cómo puedes asegurar tu moto y qué debes contratar. El seguro de moto es obligatorio al igual que un seguro de coche.

Las ventas de motos en España se han recuperado, y durante los primeros cuatro meses de 2015 se han matriculado 40.217, es decir, casi un 15% más que en el mismo período de 2014. Estos son datos recogidos por ANESDOR, Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas, y se trata de ventas de motos y ciclomotores.

La moto es un vehículo estacional, es decir, que se utiliza sobre todo en los meses de buen tiempo y la contratación de su seguro también. Aunque esto dependerá del uso que le des. Seguramente si la utilizas para disfrutar de bonitos paseos y viajes, la utilizarás en efecto, cuando el frío y la lluvia no sean un estorbo. Pero si es tu medio de transporte habitual, su uso será continuo.

¿Eres de los que se manejan sobre dos ruedas? ¿Estás pensando apuntarte a esta tendencia y  comprar una moto próximamente? Seguramente ya habrás buscado información sobre los seguros de motos, qué coberturas tienen y cuáles son los que más te pueden interesar. Por si acaso aquí van algunos datos que debes considerar.

 

 

Las principales coberturas

Las coberturas que más te interesan son, por supuesto, la de Responsabilidad Civil. El seguro de motos es obligatorio. Si, igual que el de coche. Y en términos muy parecidos. Por eso, el seguro obligatorio o a terceros te permitirá circular sin ningún temor ya que estarás cumpliendo con lo que exige la ley. Con esta cobertura básica y obligatoria cubres los posibles daños que tú como conductor puedas ocasionar tanto a las personas como a las cosas (otros coches, propiedades privadas, mobiliario urbano, etc.)

Tras contratar el seguro obligatorio, existen una serie de coberturas adicionales realmente importantes y de gran utilidad que te pueden librar de muchísimos problemas. Quizá una de las coberturas adicionales que más te pueden interesar es la de asistencia en carretera. Según datos publicados en la Memoria Social del Seguro 2014 por Unespa, la patronal del sector de los seguros, en España se atienden 4.566 siniestros de asistencia (durante el pasado año), con un coste de 688.619 euros. En total, 3,6 millones de conductores, la mayoría de ellos motoristas, fueron atendidos gracias a sus coberturas y garantías de asistencia en carretera. Esta cobertura la tienen contratada el 56,5% del total de vehículos (motos incluidas) en nuestro país. Esto puede darte una idea de la conveniencia de tenerla contratada.

Dependiendo del tipo de póliza que tengas contratada, con  la cobertura de asistencia en carretera puedes estar cubierto desde el Km 0, desde tu casa. Puedes incluir la asistencia de una grúa o la asistencia y reparación en el acto, si fuera necesario, ya que es posible que tú utilices tu moto para ir al trabajo.  En ocasiones, esta cobertura te respalda ante posibles traslados desde el extranjero o una estancia fuera de tu domicilio si tienes una avería lejos de tu casa.

La cobertura de robo es otro aspecto a tener en cuenta.  Es una cobertura opcional que te puede interesar si tu moto duerme en la calle, o pasa mucho tiempo fuera del garaje. En este caso deberás tener muy claro cual será la indemnización que vas a recibir en caso de robo.

Asegurarte a ti como conductor también es importante. Cuando tienes un accidente tu quedas expuesto y sin protección, ya que si sólo contratas el seguro a terceros, es decir, el obligatorio, tú quedas excluido si en el accidente no hay un contrario que sea causante del accidente. Para que eso no ocurra, puedes contratar una cobertura que cubra los daños que tú puedas sufrir. Si tú eres el culpable de un accidente y necesitas ser atendido, la Seguridad Social te atenderá, pero no cubre los gastos que se produzcan. Los pagarás tú o tu seguro si lo tienes.

Y si no quieres complicarte mucho la vida y despreocuparte de tu seguro, puedes contratar un seguro de moto a todo riesgo, o seguro de daños propios. Con este tipo de pólizas consigues tener la máxima cobertura ante cualquier tipo de daño que podáis sufrir tu moto y tú. Al igual que sucede con los seguros de auto, este tipo de pólizas son muy convenientes para motos y ciclomotores nuevos.

 

Estudia bien cada una de las coberturas y de lo que te ofrecen las distintas modalidades de seguro para moto y ciclomotor. Piensa en todas las variables, el tiempo que tiene tu máquina, el uso que le vas a dar, tu estilo de vida y situación personal y familiar, etc. Contratar un buen seguro de moto, además de obligatorio, puede salvarte de una situación grave.