Deporte y ocio al aire libre, saludables y divertidos pero con riesgos

Si te gusta el deporte al aire libre o vas a realizar algún viaje que implique alguna actividad de ocio deportivo, ten en cuenta que puedes sufrir algún tipo de percance.

Infórmate sobre las coberturas que te brindan los seguros de accidentes.

Hay deportes al aire libre que siempre han creado afición. El montañismo, el golf, el senderismo, rutas en bicicleta, esquí, etc. Y cada vez son más los especialistas de la salud que ven en estas prácticas una buena terapia contra el estrés, por ejemplo, por la producción de endorfinas. Muchos son los beneficios que cada día se descubren sobre el contacto con la naturaleza: mejor control de la presión arterial, la exposición moderada al sol ayuda a fijar y producir vitamina D y mejora el ánimo, entre otros muchos.

También existe una oferta muy amplia de turismo. Este sector se esfuerza en proporcionar alternativas y novedades al ocio más convencional y ofrecen lo que se ha venido a llamar el “turismo activo”. Este tipo de turismo consiste en hacer que el objetivo principal de unas vacaciones consiste en que el viaje organizado tenga como finalidad el contacto con la naturaleza y los entornos naturales.

Las actividades que propone este “turismo activo” van desde las más tranquilas como senderismo o la observación de distintas especies animales y vegetales, hasta actividades más “movidas” como la multiaventura y deportes como el esquí, el piragüismo o rutas en quad. El mar también tiene sus deportes y los fans incondicionales de submarinismo, surf, etc. Por eso viajar se convierte en otro atractivo. Todo esto ha hecho que este tipo de turismo haya crecido en los últimos años.

 

Los seguros de accidentes tienen una característica muy positiva y es que cubren los problemas que puedan surgir en los desplazamientos. Puedes sufrir un accidente en el propio viaje, antes de llegar al lugar donde puedes practicar tu deporte favorito. Porque la práctica de este tipo de deportes conlleva normalmente tener que viajar o al menos desplazarte. Además cada estación del año te brinda un deporte distinto, y no todos tienen porqué llegar a ser considerados deportes extremos.

Para la práctica de algunos deportes existen federaciones a las que puedes acudir, como las federaciones de montañismo, golf, vela, etc.. Estas federaciones te ofrecen una serie de servicios a cambio del pago de una cuota. Y uno de esos servicios es el seguro de accidentes. Es importante que valores que si practicas alguno de esos deportes, especialmente los que conllevan un desplazamientos y contacto con la naturaleza, existe un riesgo. Y si existe un riesgo, por pequeño que sea debes valorar hacerte un seguro que te cubra cualquier tipo de accidente.

Otra opción es contratar el seguro de accidentes por tu cuenta y hacerlo en función de tus necesidades. Estudia el tipo de deporte que practicas y el riesgo que conlleva. En función de ambas variables estudia tu estilo de vida, es decir, si tienes familia o no, los gastos y deudas que puedas tener, etc.

Ten en cuenta que son especialmente útiles porque van a cubrir todo aquel problema económico que puedas sufrir, derivado de un accidente: incapacidad temporal, gran invalidez, invalidez permanente total o absoluta, con capitales a la medida dependiendo de lo que tú decidas contratar.

 

 

Prevenir accidentes

Como cualquier tipo de deporte, antes de empezar a practicarlo, en especial si se realiza en verano, deberás tener en cuenta una serie de aspectos. Por ejemplo, salir perfectamente equipados con la ropa y complementos adecuados al ejercicio que vayas a realizar. No hay que “disfrazarse” de nada ni tampoco ir con las zapatillas “casual” de pasear por el barrio. La hidratación es muy importante así como la protección solar. Incluso puede ser conveniente que uses una gorra y tus gafas de sol.

Conocer el terreno en el que se va a practicar y los alrededores. Y especialmente, conocerte a ti mismo. El deporte siempre es fuente de inspiración y superación personal. Pero cada uno tiene unas características físicas y eso supone tener que ponerte límites.

¡Ojo! Este tipo de seguros de accidente te cubrirán siempre y cuando tu nivel sea recreativo o amateur. Si eres deportista profesional deberás preguntar por otro tipo de producto.

 

Puedes contratar un seguro de accidente para ti y tu familia, o cualquier miembro, con edades comprendidas entre 0 y 60 años. Y aunque contrates tu póliza en estos parámetros, te cubrirá más allá de los 60 años, hasta una cierta edad que suele situarse en los 70 años. Pero esto dependerá del tipo de póliza que contrates.

Dependiendo del tipo de deporte que realices existirá un riesgo distinto asociado a ello. Pero no te arriesgues a no estar protegido ante cualquier contingencia, y pide información sobre las coberturas de los seguros de accidentes tanto si practicas ciertos deportes con más o menos  riesgo o realizas viajes de aventura. Te puede interesar tener cierto respaldo a tu lado.