Cómo afecta el medio ambiente a nuestra salud

El medio ambiente puede ser causante de alteraciones en tu salud. El ruido, la contaminación, la calidad del agua o el exceso de químicos en tu vida pueden ser causantes del deterioro de tu organismo. Mantén tu salud controlada y utiliza tu seguro de salud para realizarte chequeos de manera periódica o acceder al especialista si detectas que algo no va bien.

El entorno en el que vives puede ser beneficioso o perjudicial. Simplemente la calidad del aire o del agua puede producir, a largo plazo, serios problemas en tu organismo. Incluso el ruido, ya que el no tener un descanso reparador puede afectar el correcto funcionamiento de ciertos procesos vitales. La salud no se centra solo en “premios debidos a una lotería genética”, a la falta de ejercicio o a una nutrición más o menos pobre. Que también.

Existen una serie de factores que no se pueden controlar porque están fuera de uno mismo: el medioambiente. Es tal importancia que tiene que Organizaciones tan importantes como la OMS (Organización Mundial de la Salud) dedican grandes esfuerzos a estudiar los efectos que tiene sobre la salud.

 

Graves impactos

Es un problema tan grave que incluso existe ya una rama relativa a la sanidad llamada Sanidad Ambiental. En España, por ejemplo, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, enumera una serie de efectos que inciden de manera negativa en la salud  atribuibles a factores ambientales como por ejemplo enfermedades respiratorias como el asma o las alergias pueden estar relacionadas con la contaminación del aire; o ciertos tipos de cáncer infantil puede deberse a  una serie de agentes físicos, químicos y biológicos como puede ser el humo del tabaco.

El medioambiente es un factor a tener en cuenta ya que es desencadenante de graves dolencias. La contaminación atmosférica es la causante de problemas pulmonares y cardíacos, entre otros. En este tipo de contaminación se incluyen partículas en suspensión de dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre, ozono, son los contaminantes comunes que respiramos en el aire. Bronquitis crónica, asma, enfisema, etc. ; y enfermedades coronarias o insuficiencias cardíacas. Y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), considera “la contaminación del aire como carcinógeno para los humanos”.

Acciones y hábitos tan cotidianos como poner el volumen de la tele demasiado alto, hablar por la calle dando voces o incluso los ronquidos a la hora de dormir son también perjudiciales para la salud. El ruido puede provocar problemas de concentración, cambios en el estado de ánimo o incluso irritabilidad si no se consigue un buen descanso. Puede llegar a provocar trastornos cardiovasculares. Por no hablar de algo tan natural como tomar el sol. La radiación ultravioleta es una de las principales causas del cáncer de piel.

La Medicina Ambiental trata de dar respuesta y estudiar la manera de mejorar la calidad de vida de personas que pueden sufrir enfermedades como la Electrohipersensibilidad, la Fibromialgia, la Sensibilidad Química Múltiple, el Parkinson, el Alzheimer, el Síndrome de Fatiga Crónica, y otras como el cáncer, la endometriosis o incluso la infertilidad.

Los especialistas en esta materia coinciden en la importancia de realizar pruebas diagnosticas adecuadas a pacientes con este tipo de patologías,  y en especial intentar evitar la exposición a esos agentes físicos, químicos y biológicos que pueden poner en riesgo la salud de las personas y de los seres vivos que con ellas conviven: pesticidas, productos de limpieza, aditivos químicos en alimentos, cosméticos, suavizantes, radiaciones emitidas por antenas telefónicas o aparatos inalámbricos, etc, ; así como mantener  al organismo lo más controlado posible, tratando de eliminar la mayor cantidad de tóxicos y mantenerte alejado de las sustancias nocivas en el hogar.

Revisiones periódicas, vacunas, un control sobre cualquier sustancia que pueda provocar una mínima reacción o intolerancia…. Una vez detectado algún problema de salud resulta importante acceder de manera rápida a la consulta de un especialista para evitar que el problema vaya a más.

 

En este sentido la rapidez de actuación es importante. Si tienes un seguro privado de salud aprovéchate de las ventajas que te brinda a la hora de acceder rápidamente a la consulta del especialista y a pruebas diagnósticas especificas que puedan atajar rápidamente un problema tan especifico como los que pueden provocar estos agentes tóxicos.

Prevenir en salud es muy importante, y tu seguro puede ayudarte. Pero no siempre puede hacerse. En ese caso la rápida actuación y un diagnóstico temprano pueden resultar vitales. El hecho de tener contratado un seguro de salud puede hacer que los tiempos de reacción se acorten permitiendo analizar y diagnosticar rápidamente cualquier afección y ayudar a mantener controlado el problema.