Seguros de hogar: que nada te quite el sueño

A veces resulta complicado valorar lo que supone vivir con tranquilidad. ¿Cómo se puede poner precio a eso? Difícil, ¿verdad?. Pero seguro que cuando has tenido un problema en tu hogar y lo has podido solucionar en un par de llamadas, has respirado.

Es normal pensar que el pago de tu seguro de hogar es una de esas partidas en las que, normalmente, no ves clara la relación causa-efecto de forma tan inmediata como a otro tipo de gastos. Algunos no se pueden evitar cuando tienes tu propia casa: la luz, el teléfono,  el agua. Son gastos que tienes totalmente asumidos porque son imprescindibles  y porque además, sus efectos son inmediatos. Abres el grifo y puedes beber, enciendes la tele y disfrutas de la serie del momento, vas al supermercado y compras comida…

Pero pagar el recibo de tu seguro… ¿No lo tienes tan claro? Bueno cuando la contratación del seguro de hogar va ligado a tu hipoteca, no lo pones en duda (incluso puede que te de rabia). Pero el seguro te da algo muy importante: tranquilidad.  Porque tu casa es tu hogar más allá de techo y paredes. Es el espacio donde formas tu familia, el espacio que te da cobijo, donde vives y sueñas, etc. Tu casa además es, seguramente, una de las mayores inversiones de toda tu vida.

 

Muy útil

Tu seguro de hogar tiene una gran cantidad de coberturas todas ellas muy importantes por la ayuda que suponen. Por ejemplo las coberturas de incendios, o los daños por agua, o roturas de cristales, así como los daños producidos  por efecto de los fenómenos atmosféricos. Esta cobertura es realmente práctica si vives en un chalet, por las condiciones de este tipo de viviendas. Todos ellos se conocen como daños materiales.

Otras coberturas muy conocidas por su utilidad son las de robo y hurto en el hogar e incluso puedes contar con la reposición de llaves y cerraduras y el uso fraudulento de tus tarjetas bancarias.

Pero los seguros de hogar te ofrecen mucho más. Existe una lista muy amplia de coberturas que puedes contratar. Con la contratación de estas coberturas adicionales lo que consigues además es diseñar un seguro de hogar a tu medida, según tus necesidades. Así podrás contratar desde la póliza más sencilla hasta la más completa y así no te veas obligado a pagar por aquello que no utilizas, ni te quedes corto con un producto que creas que te puede dejar desprotegido.

Suele ser muy común no conocer algunas coberturas que te ofrece tu compañía de seguros. ¿Sabías que si tienes un perro, tu seguro multirriesgo te cubre los posibles daños que pudiera provocar? Pues así es, siempre que tu perro no sea considerado una raza potencialmente peligrosa (estos perros necesitan un seguro de responsabilidad civil específico), estará bajo el “paraguas protector” de tu seguro de hogar.

También estarás asegurado en caso de robo fuera de tu hogar y podrás proteger tus joyas y objetos de valor. Dependiendo del contrato que firmes con tu aseguradora puedes incluir los aparatos electrónicos que tienes en casa e incluso tu móvil.

Puedes añadir coberturas como la defensa jurídica y la reclamación de daños que otros te puedan causar. En la misma línea, puedes contar con la cobertura de responsabilidad civil. Esta te protege a ti y a los tuyos frente a posibles problemas o accidentes involuntarios que causen daños a terceras personas.

 

Nuevos servicios

Probablemente donde más desarrollo se ha producido en los seguros multirriesgo es en el hecho de incluir útiles y variadas coberturas de asistencia en el hogar. Una de ellas es la de los servicios de reparaciones y bricolaje con el envío de un profesional a tu casa.

Y además de tener un “manitas” a tu disposición, también puedes contar con la ayuda de un informático ya que cuentas con servicios tecnológicos a través de asistencia remota como copias de seguridad, recuperación de los datos y fotos o vídeos que guardas en el ordenador, etc.

También hora puedes dar tus partes de manera online. La mayoría de las aseguradoras han desarrollado herramientas online para que a través de sus páginas web o de App’s puedas dar parte de un incidente, de marea rápida y cómoda, donde además podrás realizar el seguimiento de tu siniestro.

Verás que son muchas las coberturas que puedes tener con tu seguro de hogar. Y que una póliza completa te servirá de respaldo ante cualquier imprevisto en tu vivienda, dentro y fuera de ella, a ti y a los tuyos. La tranquilidad de tener un buen seguro de hogar se disfruta cuando ante un problema puedes contar con una solución sencilla y rápida.