Consejos para contratar seguros laborales

Hablando de seguros laborales, desde el trabajo a desarrollar a la inversión y numerosas circunstancias más resultan diferentes según su contratante.

Hablando de seguros laborales, tanto el trabajo a desarrollar como la responsabilidad (individual o colectiva), la inversión económica, el riesgo de accidente y numerosas circunstancias más resultan diferentes según su contratante sea un empresario, un autónomo o un profesional. Como cada una de estas figuras tiene sus particularidades y sus circunstancias, vamos a ofrecer unos pequeños consejos personalizados, dedicados a cada uno de estos sectores, de cara a la contratación de un seguro.

 

Empresarios de PYMES

Empecemos con los empresarios de Pymes. Un sector en el que muchos -alrededor de un 40%- todavia no apuestan por la contratación de un seguro, motivados por una arriesgada práctica de ahorro que pone en peligro su inversión, patrimonio y modo de vida. El primer consejo sería tan básico como hacer un esfuerzo en la contratación de una póliza para asegurar y minimizar el efecto de los inconvenientes futuros que puedan surgir.

El seguro básico cubre los gastos provocados por incendios, actos vandálicos, fenómenos meteorológicos… pero no está de más curarse en salud ante otras posibilidades: rotura de maquinaria y equipos electrónicos, pérdida de beneficios, robos e incluso infidelidad de empleados. Cada caso es diferente, y hay que tratar de realizar una valoracion adecuada de lo que es fundamental, lo que es importante y lo que es prescindible asegurar. Y, si se considera oportuno, contratar un seguro múltirriesgo empresarial, que protegerá a la empresa ante casi cualquier circunstancia,

Es recomendable contar con el apoyo de un asesor de seguros, cuya labor ayudará al empresario a realizar una evaluación de los riesgos a los que se enfrenta su empresa, comparar entre las ofertas de las aseguradoras y elegir lo que mejor se adecúe a las necesidades de la compañía (tanto de la dirección como de los empleados, a los que no hay que olvidar).

Hablando de los empleados, aconsejamos tenerles en cuenta también a la hora de contratar un seguro para Pymes. En primer lugar, estando al tanto del convenio colectivo vigente para saber qué seguros nos obliga a contratar y cuáles no. El seguro de accidentes de trabajadores no suele resultar elevado cuando no es obligada su contratación, e incluso algunos empresarios apuestan por la contratación de un seguro médico privado para ellos, que ayuda a la seguridad del personal y ofrece ventajas fiscales.

Contratar un seguro que nos proporcione asistencia informática o defensa jurídica, el seguro de responsabilidad civil aunque no sea obligatorio, , realizar un análisis de riesgos o conocer las especificidades de cada sector (agrario, industrial , construcción, etc…) en materia aseguradora son algunos de los muchos consejos que se pueden ofrecer a los empresarios antes de la contratación de un seguro de Pyme. Más allá de eso, el sentido común del directivo será su mejor aliado a la hora de contratar una póliza.

 

 

Seguros para Autónomos

Vamos ahora con el colectivo de los autónomos, a los que para empezar hay que recordar que pueden deducir parte de los seguros que contraten. Es importante, por ello, para el autónomo conocer cuáles de ellos son deducibles (vida, salud, vehículo) de cara a realizar una mejor planificacion para su negocio. Tambien, en el caso de tener al cargo a trabajadores contratados, hay que considerar las deducciones que derivan de la contratación de seguros para ellos.

Este sector es en cierta manera el más débil, pues en líneas generales está expuesto a más situaciones de riesgo que el empresario y el profesional. Una de las principales amenazas de este colectivo es la enfermedad. Las bajas por este motivo dejan completamente desprotegido su trabajo y pueden perjudicar -y mucho- el proyecto y el negocio, puesto que cada autónomo o es una empresa unipersonal que se apoya en un sólo pilar o forma parte de un proyecto con otros socios o cuenta con pocos empleados. Por ello es recomendable la contratación de un seguro de salud privada, con el fin de compatibilizar mejor el trabajo con el cuidado de la salud y evitar largas esperas para recibir atención médica. Hay que resaltar también que la sanidad privada suele tener un interesante trato fiscal para el autónomo.

Es aconsejable además contratar un seguro de baja laboral o subsidio, puesto que además de las enfermedades un autónomo puede tener cualquier percance o accidente que le obligue a cesar en su actividad durante u periodo importante de tiempo. Ello permitirá mantener un cierto nivel de ingresos que minimice la pérdida económica provocada por el obligado parón.

 

Seguros para Profesionales

Por último, en lo que respecta a los profesionales, además de estar al tanto del convenio colectivo vigente por si nos obliga a contratar algún seguro -como el de accidentes para los empleados- es recomendable también cubrirse las espaldas ante las posibles actuaciones erróneas, voluntarias o involuntarias, de éstos. Se puede hacer mediante el seguro de responsabilidad civil, que regula el sistema de compensaciones económicas reparadoras de los daños producidos a terceros.

Gracias a un seguro de este tipo los profesionales por un lado protegen el patrimonio tanto personal como de su negocio y por el otro ponen en manos de especialistas una posible defensa jurídica.