Seguros de cuidados postparto: atención a bebés y padres

Los seguros de salud suelen incluir la asistencia en el embarazo, pero es cierto que no acaba ahí, sino que más bien continúa en el postparto.

Tener un hijo, cuentan prácticamente todos los que han vivido esa experiencia, es la mayor alegría que puede uno tener en la vida. Pero nadie dijo que fuera fácil, especialmente para las mujeres, que durante el embarazo y en los primeros meses tras el parto viven prácticamente entre médicos. Porque no sólo es relevante que tanto la salud de la madre como la del bebé estén controladas durante los meses de gestación, sino también después del nacimiento del niño.

Desde hace décadas los seguros de salud incluyen entre sus coberturas la de asistencia en el embarazo, pero es cierto que no todo acaba con el parto, sino que más bien continúa. Tanto las madres como los bebés necesitan de cuidados psicológicos, de apoyo anímico y de tranquilidad, especialmente durante los primeros meses, y es ahí donde cobra sentido una cobertura adicional que cada vez presentan más firmas aseguradoras en sus ofertas de seguros médicos: los cuidados de postparto. Estos posibilitan que se pueda supervisar el estado y el progreso general tanto de las madres como de los recién nacidos, asesorando a los padres en los primeros cuidados del bebé, detectando posibles complicaciones…

Las coberturas que puede presentar un seguro de este ámbito son realmente amplias: seguimiento del estado físico de la madre y del niño, seguimiento de la evolución que lleva a cabo el bebé, asesoría sobre cuidados a recién nacidos, ayuda con la higiene, apoyo anímico a los progenitores, soporte al descanso de los padres… En conjunto, ayuda y asesoría no sólo médica sino también psicológica, con el fin de que la familia lleve de la mejor manera esos meses tan bonitos como complicados y tenga la tranquilidad de contar con una ayuda de personal especializado.

 

Los cuidados, al detalle

Detallando más el aspecto médico, los cuidados de postparto incluyen, dentro de la cobertura de seguimiento de la salud de la madre, el análisis del estado de partes como el útero y las mamas, la tensión arterial de la mujer y su temperatura corporal, la higiene o los ejercicios de postparto para la recuperación tanto de la salud como de la figura o el fortalecimiento del suelo pélvico. Es también habitual que se proporcione un servicio de soporte que ayude al descanso de los habitualmente agotados padres. En cuanto al niño, se controla no sólo su salud, sino su evolución física con el paso de los días, las semanas y los meses, vigilando aspectos que van desde la nutrición hasta el sueño pasando por el llanto, la higiene, las deposiciones o la hidratación.

En cuanto al ámbito psicológico y de asesoría, tan relevante como el físico, la ayuda que nos puede proporcionar la contratación de una cobertura de cuidados de postparto es también amplia. Desde el asesoramiento a los padres sobre los cuidados del recién nacido al referente a la técnica de lactancia elegida, bien sea pecho o biberón. Los profesionales médicos también pueden ofrecer apoyo anímico, aportando consejos y solventando las dudas de los padres en muchos ámbitos relativos al cuidado del neonato: prevención de accidentes, estimulación temprana, masajes al bebé…

Más allá de estas coberturas habituales, algunas firmas ofrecen otras complementarias relacionadas, no directamente pero sí indirectamente, con esta situación familiar de profundo cambio que requiere de una correcta adaptación. Por ejemplo, colaboración en los cuidados de la casa o asesoría en la gestión de las visitas a recibir.

El servicio ofrecido, por supuesto, corre a cargo de profesionales sanitarios especialistas en neonatología, bien sean matronas o enfermeros, quienes acuden con regularidad en los horarios fijados previamente en la póliza del seguro con el fin de realizar su trabajo en el domicilio de los clientes que han contratado la cobertura. Su labor resulta sin duda importante en la adaptación de todos los componentes de la familia a su nueva realidad.

 

Para todo tipo de familias

Otra de las cuestiones a destacar es que este tipo de cobertura está cada vez más preparada para adaptarse a cualquier situación, a todo tipo de familia más allá de la tradicional. En ello están las aseguradoras, que tratan de ofrecer esta cobertura en circunstancias que cuentan con un añadido de complejidad: desde ayuda tras un parto múltiple (gemelos, trillizos…) hasta la asistencia a padres de bebés prematuros, a las familias monoparentales -situación que duplica el trabajo del padre o madre y con ello la necesidad de apoyo-, a las parejas que han tomado la decisión de adoptar… Flexibilidad vuelve a ser el objetivo a perseguir por parte de las compañías aseguradoras especializadas en salud, y este ámbito no resulta una excepción.