Seguros para caravanas y autocaravanas: especificidades

Muchas personas optan por una modalidad vacacional que no se pasa de moda: visitar el mundo en caravanas o autocaravanas. Una manera cómoda y flexible de realizar un viaje.

Todavía nos encontramos en una época de buen tiempo y días largos, una época propicia para disfrutar todavía de unos agradables días de vacaciones. Muchas personas optan ya desde hace décadas por una modalidad vacacional que no se pasa de moda: visitar el mundo por medio de una caravana o autocaravana. Es una manera cómoda y flexible de realizar un viaje, sin tener que preocuparse por la búsqueda del hotel o por llegar a un determinado destino a dormir: la casa ya está incorporada en nuestro vehículo.

Esta flexibilidad y libertad lleva a muchas personas a comprar o alquilar este tipo de dispositivos móviles: bien una autocaravana, que concentra en el mismo espacio físico vehículo y alojamiento, o bien una caravana que enganchar al coche que conduzcamos. El resultado es el mismo: casa y medio de transporte en uno.

Tanto los hogares como los vehículos precisan de un seguro que les cubra en caso de que se produzca un imprevisto, y por ello es necesario que esta suerte de construcciones 2×1 precisen, con más razón todavía, de un seguro propio que les proteja ante las contingencias que puedan sufrir, que no son pocas. Veamos por tanto de qué manera funcionan los seguros para caravanas y autocaravanas.

 

El peso, fundamental

Comenzamos por las caravanas, poniendo sobre la mesa un concepto importante: la MMA. (Masa Máxima Autorizada). Es el concepto que nos sirve para dividir éstas en dos grandes grupos en función de su tamaño: las pequeñas –de un peso menor a 750 kilogramos- y las grandes.

Se trata de un factor esencial cuando hablamos de seguros, ya que las caravanas pequeñas no necesitan suscribir una póliza aparte puesto que el propio seguro de coche puede cubrir la garantía de responsabilidad civil del vehículo anexado, que en estos casos ni siquiera cuenta con una matrícula propia. Eso sí, es más que recomendable antes de la contratación de la póliza comunicar a la compañía de seguros la posesión de este tipo de remolque.

En cuanto a los remolques de 750 kilos o más, es obligatoria la contratación de un seguro específico de caravanas, independiente del seguro de coche que hayamos suscrito. Por ello se debe contratar como mínimo una cobertura de responsabilidad civil que cubra los daños que pueda causar el anexo que transportemos.

Algo más complejo es el ámbito de las autocaravanas, puesto que existe tal cantidad de modelos diferentes, con características y prestaciones exclusivas, que no hay actualmente en el mercado ningún seguro universal que las englobe a todas. Éste dependerá por lo tanto de cada caso particular. GENERALI dispone de un seguro específico de autocaravanas, con todas las posibilidades de aseguramiento (terceros, terceros con lunas, robo más incendio, todo riesgo con franquicia y todo riesgo sin franquicia).

 

Múltiples posibilidades de cobertura

En ambos casos, más allá del ya comentado seguro de responsabilidad civil -que incluye la responsabilidad civil complementaria, la defensa jurídica y la reclamación de daños- hay multitud de opciones de cobertura más que se pueden añadir y que aumentarán tanto el radio de acción del seguro como su precio: incendios, robo, fenómenos de la naturaleza, Pérdida total, daños propios con o sin franquicia, rotura de lunas (tanto del propio vehículo como del remolque si es el caso) o la clásica de asistencia en carretera, una de las más recomendables y útiles teniendo en cuenta el ámbito al que nos referimos. Si apostamos por varias de esas coberturas complementarias, eso sí, quizás resulte más lógico y económico contratar el seguro a todo riesgo.

Hay otro factor importante más al que deberíamos referirnos: la importancia de asegurar no sólo el continente, sino también el contenido. Más allá de los objetos o dispositivos que formen parte del remolque o el vehículo que hayamos comprado deberemos tener en cuenta aquellos independientes que alojemos en su interior, especialmente si éstos son de valor, y decidir si incluirlos también en el seguro que suscribamos. En cuanto al contenido, solo se cubren aquellos accesorios integrados en el vehículo.

 

Pero hay más cuestiones que viene bien contemplar en el ámbito de las autocaravanas y las caravanas, a tener en cuenta: si nuestro seguro dispone de cobertura cuando el remolque está estacionado y no enganchado al vehículo (por ejemplo, en un camping o un parking habilitado); conocer si la compañía aseguradora con la que queremos suscribir el contrato ofrece asistencia en carretera específica para este tipo de medios de transporte y remolques; saber si el radio de acción del seguro se circunscribe sólo a territorio nacional o abarca también a otros países y de ser así cuáles son…

Todas estas condiciones dependerán de nuestro caso particular y de las necesidades que tengamos al respecto, pero el consejo es el mismo de siempre: tener en nuestro poder la mayor información posible antes de firmar un contrato, contando con nuestro agente de seguros o directamente en la compañía elegida. Luego ya sólo quedará disfrutar del viaje.