¿Eres joven o novel y buscas un seguro de coche?

¿Estás buscando un seguro apropiado para tu coche? ¿Eres joven? ¿Eres inexperto al volante? ¿Las dos cosas? Si es así este artículo te puede interesar.

No vamos a engañarte: no es sencillo encontrar un seguro de coche fácilmente, o por lo menos uno que se ajuste a las condiciones que te gustarían. Pero difícil no quiere decir imposible. Primero comenzaremos explicando por qué resulta complicada esta cuestión, para luego ofrecer una importante dosis de esperanza (basada en la realidad) a un conductores joven y/o novel en la búsqueda de su seguro de coche.

La mayor dificultad reside en un dato irrebatible: los porcentajes de siniestralidad de los vehículos manejados por un conductor joven o con pocos años de experiencia al volante son mucho más elevados que los del resto. Los accidentes resultan mucho más frecuentes en este grupo, un dato que las compañías de seguros conocen a la perfección y que tienen muy en cuenta a la hora de ofrecer sus seguros. De hecho no todas lo hacen, y otras muchas de ellas exigen primas elevadas a sus potenciales clientes para aceptar suscribir el contrato. No en vano corren un riesgo importante al hacerlo y pretenden curarse en salud ante un riego potencial elevado.

Contratar el seguro como conductor ocasional y poner como tomador del mismo a otra persona con más experiencia, suele ser una manera poco práctica de ahorrar, ya que pese al paso de los años la experiencia de los segundos conductores no se registra y por ello no repercutirá en futuros descuentos a la hora de suscribir una póliza como conductor principal pues al contratante se le seguirá considerando novel. Es decir esto sucede de cara a la base sectorial de historial siniestral (SINCO), pero GENERALI tiene en cuenta eses historial si lo ha experimentado en la Compañía.

 

Decisiones inteligentes

Pero no todo es tan difícil como parece en estos casos. Todo se basa en saber buscar y en adoptar decisiones inteligentes, tanto al volante como fuera de él. Para empezar diremos que sí que hay varias compañías de seguros que ofrecen seguros destinados a jóvenes conductores, haciendo de esta manera que los precios sean mucho más asequibles para estos… siempre que ellos respondan, por otra parte.

¿Cómo pueden responder los clientes? Llevando a cabo una conducción tranquila y segura, lo que derivará, además de en la minimización del riesgo al volante, en bonificaciones y reducciones del precio de la póliza. Incluso algunas de las compañías instalan un dispositivo en el vehículo del asegurado que controla diversas variables de la conducción del mismo para estudiar su manera de conducir. Algunas empresas de seguros hasta tienen en cuenta otra variable como el periodo de tiempo durante el cual su cliente se pone al volante, reduciendo el precio final de la póliza si éste se compromete a no conducir durante los fines de semana.

De cualquier manera, en todo caso el buen comportamiento a la hora de conducir suele desembocar relativamente pronto en importantes descuentos con respecto al precio inicial de la prima, con lo que se trata de tener un poco de paciencia y de conducir de manera responsable.

 

El factor material

Pero además del factor humano entra en juego el elemento material. Y es que otra de las claves para conseguir un seguro de coche más económico es comprar un coche que no sea demasiado potente, lo que reduce el riesgo de siniestralidad y suele propiciar una rebaja en la prima. Los vehículos de una mayor potencia, (la cilindrada en la actualidad no es sinónimo de potencia),  suponen un mayor peligro en manos inexpertas, y también puede influir en la prima a pagar.

En cuanto a los tipos de seguros, ya que el de terceros nos puede resultar insuficiente y el de todo riesgo demasiado caro, no es una mala idea la contratación de un seguro con franquicia. Una buena conducción puede suponer el pasaporte hacia un precio asequible para la economía de un joven que acaba de comprar su primer coche, teniendo en cuenta que el hecho de provocar un siniestro haría que perdiésemos esa ventaja y en consecuencia gastásemos bastante más dinero.

No podemos dejar de lado un consejo más que suele ser válido en cualquier ámbito del mundo asegurador. La combinación de la contratación de este seguro con la de otros pertenecientes a la misma compañía también propicia en la mayoría de las ocasiones importantes descuentos.

Y para finalizar, el último y más básico consejo: un poco de paciencia. La mezcla entre esta virtud y una nula -o escasa- siniestralidad desembocará con el paso de los años en la obtención de los precios reducidos que buscábamos inicialmente al contratar un seguro de coche.