Asistencia en carretera: una cobertura clave en tu seguro de auto

Las cinco de la tarde, 40 graditos a la sombra y estás realizando un largo desplazamiento por carretera. Todo está tranquilo hasta que de repente tu motor dice basta y te ves obligado a parar en un lado de la carretera, con el coche echando humo y tú más aún.

Es una faena, pero es algo que puede pasar y de hecho no hay casi conductor con ciertos años al volante que no haya pasado alguna vez por una situación como esta.

Como somos humanos, todos maldecimos cuando sufrimos una situación así. Y es algo que va a seguir sucediendo por mucho que nuestro seguro de coche disponga de la cobertura de asistencia en carretera. Pero lo que sí podemos asegurar es que teniendo a nuestra disposición esta ayuda el número de improperios que saldrán por nuestra boca será menor; por supuesto que seguirá existiendo el problema, pero podremos solucionarlo más fácil, cómoda y económicamente.

Por eso, porque un ejemplo como el citado puede convertirse en realidad, es muy importante contratar un seguro de coche que cuente con esta garantía. Y si es posible que ésta nos ofrezca una cobertura amplia y de calidad, ya que no todas las aseguradoras ofrecen las mismas condiciones.

Vamos a ver en qué consiste la asistencia en carretera y qué ayuda nos puede brindar. Para que nada se quede a la improvisación cuando lo necesitemos.

 

¿En qué consiste la cobertura?

Básicamente, es un servicio de auxilio a vehículos cuando éstos sufren un percance o avería a lo largo de sus desplazamientos, bien sea en territorio nacional o en el extranjero. Las incidencias pueden ser múltiples, desde las más frecuentes (el pinchazo de una rueda, el calentamiento del motor, la pérdida de agua, la descarga de la batería) hasta otras menos comunes, que impidan al coche -moto, camión o furgoneta- continuar con su marcha.

Disponer de esta cobertura facilita mucho las cosas, ya que el conductor del vehículo sólo debe ocuparse de contactar con la aseguradora, y ésta ya se encarga de las gestiones necesarias. Bien realizando una reparación in situ, bien remolcando el vehículo hasta un lugar apropiado para su reparación o bien rescatándolo, en el caso de que nuestro coche haya volcado o caído en un espacio en el que no pueda seguir circulando.

La reparación in situ contempla el envío de un mecánico especialista en este tipo de situaciones, hasta el lugar en que se encuentra el vehículo para arreglarlo allí mismo, sin necesidad de trasladarlo a un taller, lo cual nos evitará pérdidas de tiempo y posibles costes innecesarios, ¿Sabes que es una situación bastante frecuente? Si no fuera posible, el servicio de ayuda en carretera debe facilitar el remolque de nuestro coche hasta un taller cercano que pueda repararlo.

Más allá de estas coberturas básicas, hay algunas compañías que ofrecen mejores coberturas. Algunas incluyen en su oferta de asistencia en carretera la ayuda desde el kilómetro cero, algo muy útil porque las cosas pueden ocurrir incluso en la puerta de nuestra casa. Hay también que estudiar la letra pequeña para saber si nuestro seguro cubre posibilidades como el pinchazo de ruedas, la pérdida de combustible… o incluso la pérdida de las llaves.

 

Asistencia en viaje

Ya hemos hablado de la asistencia en carretera, pero… ¿en qué consiste la cobertura de asistencia en viaje? Vamos con un trivial particular: si crees que significa lo mismo selecciona la opción A. Si crees que es diferente, elige la opción B.

¿Cuál has escogido? Si has elegido la B, un punto para ti: has acertado. La cobertura de asistencia en viaje es diferente. En este caso no se trata de proporcionar ayuda al vehículo accidentado, sino directamente a las personas que viajan en él, que además son lo más importante.

¿Qué servicio puede ofrecer? La asistencia a los pasajeros para que puedan continuar el viaje, regresar a su domicilio o recibir asistencia médica –si fuera necesaria-. Si el vehículo no puede ser reparado en un plazo de tiempo determinado esta cobertura pone a disposición de los viajeros un medio de transporte para que regresen a casa o lleguen a su lugar de destino. Incluso puede llegar a hacerse cargo de la estancia del asegurado y sus acompañantes en un hotel cercano en el supuesto de que la avería se produzca lejos del hogar.

Si por desgracia hubiera heridos, este servicio puede proporcionarles asistencia y facilitarles su transporte sanitario, e incluso encargarse, en el peor supuesto posible, del servicio de transporte funerario. Pero mejor no acabemos de esta manera tan lúgubre, sino destacando la tranquilidad y comodidad que puede suponer para el cliente la contratación de estos servicios en su seguro de coche, sobre todo en esta época del año en que se incrementan los desplazamientos para disfrutar del buen tiempo y de las deseadas vacaciones.