Seguro de asistencia en carretera en el extranjero o Aventuras y desventuras de Escocia

Hace un tiempo recorríamos el norte de Escocia en nuestro coche. Anochecía y nos dirigíamos a nuestro bed and breakfast cuando, en una descuidada carretera secundaria, el coche patinó y las dos ruedas derechas quedaron encalladas en una pequeña zanja al margen de la vía.

Hubo que recorrer a pie, de noche y bajo la lluvia la distancia que nos separaba del pueblo más cercano para solicitar ayuda. Después de unas horas nada agradables conseguimos sacar el vehículo de donde estaba con la ayuda de los locales y, empapados y agotados, irnos a dormir.

Esta aventura, que ahora recordamos como una anécdota, por aquello del tiempo trascurrido, en su momento nos hizo pasar un mal rato, seguramente no habría sucedido si hubiéramos contado con un buen seguro de asistencia en carretera en el extranjero. Haber contado con ayuda profesional en ese momento habría simplificado, y mucho, las cosas.

En ese caso habríamos contado con la posibilidad de remolcar el coche y evitarnos la caminata y acabar empapados por culpa de la lluvia escocesa.

Así es, no sólo es importante contar con esa cobertura en territorio nacional. Para viajeros empedernidos, españoles que viven cerca de la frontera y hacen kilómetros en naciones limítrofes, etc. muchas son las personas que pueden necesitar contratar esta cobertura. ¿Eres una de esas personas? Veamos cuáles son las ventajas qué te puede ofrecer esta garantía del seguro de automóviles.

 

Coberturas para vehículos… y personas

Si pasas por el trago amargo de sufrir un accidente o avería con tu coche y estás en el extranjero, disponer de esta cobertura ofrece la posibilidad de contar con la posibilidad de reparación del coche en el mismo lugar en el que se encuentra. Si el arreglo no fuera posible in situ, se remolcaría el vehículo hasta un taller cercano que tuviera acuerdo con la aseguradora correspondiente para allí realizarse la reparación.

Incluso se puede llegar a repatriar el vehículo a tu lugar de origen en caso necesario, toda una garantía para ti.

Imaginemos, por ejemplo, la situación con la que hemos abierto el post. Que nuestro medio de transporte haya quedado atascado en una zanja o caído por un terraplén. Tampoco deberíamos preocuparnos, ya que la asistencia en el extranjero (al igual que en territorio nacional) ofrece la ayuda de una grúa que remolque el vehículo hasta un lugar en el que pueda reanudar la marcha sin problemas.

La asistencia personal es también una garantía esencial cuando hablamos de este tipo de seguros. Si el coche no puede circular, tanto la persona asegurada como sus acompañantes pueden tener la tranquilidad de contar, gracias a su seguro, con los medios necesarios para trasladarse al lugar al que precisen (siempre dentro de un límite presupuestario, claro).

Esas son las coberturas más habituales y comunes, pero un seguro de asistencia en carretera puede proporcionar otras como gastos de defensa legal o anticiparnos dinero en caso de tener que pagar una fianza judicial en el extranjero o de quedarnos sin medios de pago para continuar nuestro viaje.

Además, como no todas las dificultades se resuelven con dinero, este producto también puede hacerse cargo de situaciones como el acompañamiento de menores en caso de fallecimiento, el traslado a un centro hospitalario, los gastos médicos, la repatriación en caso de sufrir heridas, o incluso la muerte a consecuencia de un accidente, el desplazamiento de un acompañante familiar si es necesaria hospitalización.

Esta garantía puede llegar a ser muy completa, con coberturas menos habituales pero que se antojan de utilidad como el envío de piezas de recambio (si no fuera posible disponer de ellas en el lugar de reparación del vehículo), la posibilidad de disponer de otro vehículo de alquiler o incluso el envío de un conductor profesional al lugar del siniestro en caso de que ninguno de los viajeros esté en condiciones de conducir. Otras posibilidades son la colaboración en la búsqueda y reenvío de equipajes y efectos personales perdidos o sustraídos y hasta el acompañamiento de menores o minusválidos en el caso de que el tomador del seguro no pueda hacerse cargo de ellos.

 

En cuanto a los países en los que tiene validez este seguro de asistencia en viaje lo habitual es que al menos sea efectivo en las naciones del espacio económico europeo, en este ámbito tu vehículo ya cuenta con cobertura de Responsabilidad Civil gracias al convenio Carta Verde, cuyo objetivo, como documento internacionalmente aceptado, es que pruebe la existencia de seguro y asegurar a las víctimas de accidentes causados por vehículos extranjeros.

Pero no olvides que la Carta Verde no incluye la asistencia, por lo que contar con esta garantía en el extranjero te puede ser de gran ayuda en caso necesario. De haberme preocupado por ello en aquél viaje a Escocia habría tenido una anécdota menos que contar, pero me habría librado de una experiencia poco agradable…